Archive for the ‘ Libros ’ Category

El psicoanalista, de John Katzenbach

Lo primero que me llamó de este libro no fue el libro en sí, sino el formato en el que se vendía. No había oído hablar ni de la novela ni del autor, pero sí del formato: “libros verticales” (librinos). Desde que lo oí me dio curiosidad y de los libros editados por EdicionesB en este formato, El psicoanalista fue el que más me llamó la atención.

Sobre el libro puedo decir que está bien. Te mantiene enganchado de principio a fin; es una especie de thriller con leves toques psicológicos (que nadie se espere un gran despliegue de psicoanálisis). Es algo largo aunque en ningún momento se me hizo pesado ni aburrido, y se puede leer tranquilamente con pausas de varios días sin perder el hilo, pues sólo hay 4 personajes bien definidos y la acción transcurre de modo totalmente lineal, lo que hace difícil perderse.

Trata de un psicoanalista que se ve obligado a pasar a la acción debido a las amenazas de alguien relacionado con un antiguo paciente suyo. Este intenta que el psicoanalista se suicide como castigo a una negligencia de su pasado.

Sobre el novedoso formato en que lo leí, he de decir que es fantástico, ligero, muy fácil de llevar en cualquier bolsillo a pesar de su extensión, y según dicen en su web, reducen el impacto medioambiental debido a su tamaño y al tipo de papel utilizado en la impresión. La única pega es que ese tipo de papel (como de biblia) a veces hace un poco difícil pasar las páginas, pero se soluciona con una pizca de saliva en los dedos 🙂

La sal de la vida, de Anna Gavalda

Hace poco leí este libro atendiendo a los comentarios de varios medios que lo ponían por las nubes.
Está claro que no hay nada más dañino para un libro (y quizá para un gran número de otras coas) que una crítica maravillosa, pues el lector se espera encontrar eso y la mayoría de las veces es decepcionante.
Eso me pasó con este libro. No es que sea malo, es que es un libro sencillo, no la obra maestra que uno se espera cuando lee críticas como “una bocanada de aire primaveral, una copa de champán de burbujas ligeras”, o “hace que te brillen los ojos, te da alas, una vacuna contra la gripe, la tristeza y el mal humor”.
En mi opinión no es nada de eso. Es un libro simple, algo predecible, deja algún molesto cabo suelto y la prota se hace un poco pesada, pero se deja leer y te arranca alguna sonrisa. Es de lectura fácil y muy cortito, así que es ideal para leer en pequeños ratos muertos como de camino al trabajo.

The lost symbol, de Dan Brown

No he podido esperarme a que salga en castellano y ya lo leí en inglés. El último libro de Dan Brown no me ha decepcionado, me ha encantado. Sé que se alzarán muchas voces eruditas con la queja de siempre, que si libro comercial, que si literatura barata, que si errores históricos, etc. Bien, es verdad que el estilo no es el de Shakespeare, ¿pero quién escribió la regla que decía que todos los escritores debían escribir como Borges? ¿y quién dijo que para escribir un libro de aventuras había que ceñirse a la realidad histórica?, porque el libro de Dan Brown es un libro de aventuras, rápido, fresco, que te mantiene enganchado durante horas deseando saber qué pasará en la página siguiente página tras página, ni más ni menos que eso, y a quien le apetezca profundizar sobre si los hechos relatados son o no verdad, que compre un libro de historia, al que sí se le debe exigir rigor en sus informaciones.

El libro trata el tema de la masonería desde la perspectiva de su personaje estrella, Robert Langdon, simbologista respetuoso pero escéptico sobre el significado místico de la simbología que rodea a esta organización. La acción transcurre durante 10 horas en Washington D.C. y el final te deja con esa sonrisa y esa mirada al infinito de los que se preguntan : ¿y si fuese verdad?…

Entretejida en la trama también se encuentran muchas referencias a un campo llamado “Noetics Sciences”, del que yo nunca había escuchado hablar, pero mirando en Wikipedia (http://en.wikipedia.org/wiki/Institute_of_Noetic_Sciences) aprendí que se trata de una disciplina que ya cuenta con 36 añitos de existencia y que fue fundada por Edgar Mitchell, uno de los astronautas que <> pisaron la luna. Esta organización se dedica, según sus propias palabras, a “conducir y patrocinar la investigación de vanguarda sobre el potencial y poderes de la conciencia humana […] manteniendo un compromiso con el rigor científico al explorar los fenómenos que han sido largamente ignorados por la corriente dominante de la ciencia”, así mismo advierten que “el Instituto no es una asociación espiritual ni política, ni tiene un único objetivo, por el contrario, respetan todo tipo de ideas y las múltiples maneras en las que se puede presentar el conocimiento […] respaldando la diversidad de perspectivas sobre los problemas sociales y científicos”. Un enlace a su web aquí.

Así mismo, habla de la etimología de algunas palabras/conceptos, como “apoteosis” y “sinceridad” (entre los que recuerdo ahora) que se utilizan de forma habitual, y de las que nos quedaremos sorprendidos al aprender de dónde vienen (he comprobado que la información dada en el libro sobre estos puntos es correcta).

En definitiva, como decía al principio, el libro me ha encantado, me ha tenido enganchado una semana, he aprendido cosas nuevas y hasta he practicado y aprendido alguna nueva palabra en inglés. Gracias Dan.

@jfcapristan